Detalles sobre cirugías para mejorar las erecciones

Es cierto que existen diversas soluciones para los problemas de erección, pero si están no llegan a ser efectivas, es probable que su doctor le sugiera algún tipo de cirugía para erección. Generalmente, cuando se habla de una cirugía para la erección, se está refiriendo generalmente a 3 situaciones. La primera, se relación a implantar una prótesis dentro del pene que se utiliza para iniciar una erección.

La segunda se refiere a un proceso médico para reconstruir las arterias que están en el pene para incrementar el flujo sanguíneo de estas para poder facilitar las erecciones. Y la tercera, se trata de un tipo de bloqueo en las venas del miembro por las que la sangre regresa al cuerpo después de una erección para que esta se mantenga durante más tiempo dentro de los tejidos blandos y las erecciones se puedan mantener.

Vamos a hablar un poco de cada una de estas. En el pasado, el implante de prótesis en el pene era el único método efectivo de terapia para los hombres que padecían de disfunción eréctil por alguna causa relacionada con un órgano o sistema en específico. Hoy en día, esta es la última opción. Las opciones no quirúrgicas siempre se prueban antes de recurrir a la cirugía.

Sin embardo, una prótesis sigue siendo un método efectivo para aquellos hombres en los cuales no han logrado funcionar los otros métodos. Las estadísticas demuestran que la gran mayoría de los hombres con implantes en el pito sienten una gran satisfacción con sus resultados, y claro que cabe mencionar que esta satisfacción se debe a intentos previos que no han sido exitosos y ahora han encontrado una solución a sus problemas de erección.

El segundo y tercer método, o la reconstrucción vascular, están muy relacionados, pues aunque funcionan de diferente manera, consisten en reconstruir las arterias del miembro, ya sea para incrementar el flujo sanguíneo al miembro para que el hombre pueda iniciar y mantener una erección o para bloquear las venas del pene y que la sangre no pueda regresar al cuerpo tan rápido.

Las principales ventajas de estos dos últimos métodos, son que restauran las erecciones naturales e una manera exitosa y hacen que el pito mantenga una imagen natural dado a que no se requiere de ningún implante. Otra ventaja es que si al final de cuentas, estas cirugías no llegan a ser exitosas, no van a interferir con algún otro tratamiento que se esté llevando a cabo. No obstante, es importante mencionar que son pocos los hombres a los que se les puede realizar una reconstrucción vascular, dado a que se requiere una larga investigación previa para esto y son muy pocos los centros médicos que tienen experiencia en este tipo de cirugías para disfunción eréctil.

Los puntos negativos más importantes de estas cirugías, es que son procesos complicados y siempre existe el riesgo de alguna infección, así como la formación de cicatrices que podrían ocasionar erecciones dolorosas. También es muy probable que esta reconstrucción vascular pueda causar entumecimiento, en incluso una disminución en el tamaño del pene. Si usted sufre de disfunción eréctil, revise sus opciones con su médico para que la cirugía sea lo último que considere.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *